miércoles, 12 de febrero de 2014

Roger Olmos: “Empecé con tintas, con acuarelas, hasta que llegué al óleo. Y hoy en día es básicamente lo que más toco. Me parecen unos colores muy nobles, consigo las atmósferas que quiero buscar”

Durante tres días, el ilustrador Roger Olmos ha impartido un taller sobre creación de álbum ilustrado en Granada, en erranT espacio cowork. En este espacio de coworking hemos compartido con él cada minuto de ese taller. Y ahora queremos compartir con todos vosotros la filosofía que Roger sigue en estos talleres y también un poco más sobre su trabajo. Esto es lo que nos ha contado…
“En los talleres que yo suelo hacer, a mi lo que me gusta es indagar en cada alumno, porque esta profesión de la ilustración es muy distinta a otras, en el sentido de que es muy personal. Cada persona es un mundo, cada persona ilustra de una manera. Cada persona tiene sus propios vicios”.
“Lo que me gusta es intentar que, cuando nos dan un texto a ilustrar, un libro, un artículo, la gente intente poner de su parte en esa historia que tienen que ilustrar, no limitarse sólo a reflejar lo que dice el texto: “el rey se asoma a la ventana”, y es un rey que se asoma a una ventana. No. ¿Cómo es ese rey? ¿Cómo lo defines? ¿Cómo lo harías? ¿Qué aspecto le darías? Esa ventana, ¿por qué se asoma? ¿Qué forma puede tener? Es decir, intentar ilustrar y enseñar lo que no nos muestra el texto. Y lo enfoco un poco por ahí”.
“A lo largo de mi carrera he ido tocando varias teclas. Empecé con tintas, con acuarelas, hasta que llegué al óleo. Y hoy en día es básicamente lo que más toco. Me parecen unos colores muy nobles, consigo las atmósferas que quiero buscar, la manejabilidad que tiene la técnica, porque tarda en secar, porque puedo corregir, porque lo puedo controlar”.
“Y después hago cierto retoque digital. Al principio cuando descubrí lo digital, dije: qué bien, y me olvidé de pintar. Y esto fue horrible. Tuve que volver un poco a empezar todo, y a recordar cómo hacía ciertas texturas, las sombras, cómo usaba los pinceles, …Y el retoque digital lo uso como una herramienta más. Pero me gusta tener las obras en papel. Me gusta poder guardarlas, poder exponerlas, poder venderlas incluso. Están siempre ahí contigo”.
¿Tienes algún recuerdo especial de alguno de los personajes que has creado? “Son muchos. En el primer libro que publiqué, en el año 2000, “Tío lobo”, a Carmela, que es una niña, cabezona. Pues a ese le tengo especial cariño porque fue mi primer personaje publicado. En “El príncipe de los enredos” hice un árbol que me llevó mucho trabajo todo lo que es la corteza, …a ese le guardo mucho cariño. Y en el penúltimo que he hecho, en el de “Pequeño Catálogo de Instantes de Felicidad” hay un conejo rosa que va por ahí saltando, pues también le tengo cierto cariño. Son un montón. Todos tienen su momento”.
Háblanos un poco de tu último trabajo. “Sí, “Sin Palabras” se va a editar en Italia y también aquí en España con una fundación que se llama FAADA, es una fundación que está en Barcelona y que se dedica a defender todos los derechos de los animales. Yo soy vegano, no consumo productos animales, y he querido hacer, el que va a ser mi primer libro todo entero, siempre ha habido un autor detrás, donde muestro un poco las consecuencias de lo que es la industrialización de los animales en la vida de los humanos. Mi intención es ir a todo el público. Enseñar con imágenes bastante poéticas, pero que no dejan de ser duras, y que la gente vea las consecuencias. Eso sí, respetando mucho y sin señalar a nadie. Y “Sin palabras” es un poco eso, de cómo me quedé yo, desde mi propia experiencia, cuando empecé a investigar lo que había detrás de todas las cosas. Todo lo que se recaude va a ir destinado a esta Fundación”.
En este último libro de Roger Olmos, vamos a encontrar también una pequeña colaboración, unas palabras del Premio Nobel de Literatura 2003, J.M. Coetzee, que también podemos leer en el Book Trailer que os dejamos a continuación.


Fuente: Unperiodistaenelbolsillo


No hay comentarios: