viernes, 1 de agosto de 2014

50 razones para no casarse con un diseñador gráfico


Listas en las que retratan a los diseñadores hay muchas, pero esta nos ha tocado de lleno y parece que da en el clavo en muchas cosas. A nuestro favor, que lo que nos hace raros al final nos convierte en especiales y por eso siempre hay alguien que nos quiere… y a veces no es diseñador/a como nosotros.

1x1.trans 50 razones para no casarse con un diseñador gráfico
















ilustración: Vasava

Son gente muy rara.

Hay miles de millones de ellos en el mundo.

Son egoístas y ególatras y siempre llevan la contraria.

Ganan sueldos bajos.

No aceptan críticas, las reciben pero no las asimilan.

Se odian entre si.

No saben sumar ni restar, mucho menos hacer cuentas en el supermercado.

No saben cambiar ni un foco sin hacer un croquis.

Les gusta ver los créditos completos de las películas (siempre ven películas raras que nadie conoce).

No dejan adornar nada en casa sin hacer una junta previa.

De todo hacen una tormenta (de ideas) en un vaso.

Nunca sabrás si sus papeles, credenciales, identificaciones etc… están adulterados.

Pueden hacer fotomontajes con tus fotos.

Guardan las revistas y todo lo que tenga dibujitos hasta juntar un basurero.

Idolatran a gente que nadie conoce (como Mr Kone, Andi Warhol, H.R. Giger, Luis Royo, Escher, Kandinski, Magritte, Dalí, etc).

Se sacan fotos casi a diario y ni siquiera salen completos.

Rayan todas las mesas con cutters.

Todo lo justifican a la izquierda, derecha y/o centro menos cuando llegan tarde.

Odian la tipografía “Comic Sans” (y aman la Helvetica).

Para todo usan las imágenes de la lotería.

Toman bebidas de todo tipo solo porque les gusta el envase (sobre todo energéticas ya que no suelen dormir mucho).

Se roban los carteles de la calle sintiendo que hacen una gracia.

Siempre traen las manos pintadas de algo.

Se enojan si les dices “bonito”, “feo” y “artista”.

Todo lo convierten en algo distinto a lo que en realidad es: (tarjetas en forma de billetes, billetes en forma de tarjetas…).

Fuman Camel solo por sus carteles nice.

No se visten sin consultar el Pantone y si les chuleas una combinación dicen cosas raras como “ahh es que son complementarios”, “es un contraste frío”.

Odian programas como el Publisher y el Excel.

No hay comentarios: