lunes, 18 de agosto de 2014

Sorolla pintaba hasta en el menú



Se sacan a la luz 5.000 dibujos del artista, algunos se expondrán en dos muestras en otoño.



Hay una puerta en Madrid que da directamente a los jardines del Generalife en Granada. Al entrar en el número 37 de la calle del General Martínez Campos la ciudad desaparece. El tráfico queda tras el muro de ladrillo. El sonido de los chorros de agua en las acequias nos trasladan al universo del pintor Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 - Cercedilla, 1923). Aquí construyó el hogar en el que vivió sus dos últimas décadas junto con su familia. Un lugar en el que se para el tiempo.
La casa de Sorolla fue el museo mejor calificado por los visitantes segúnun estudio publicado a finales de 2013 por el Laboratorio Permanente de Público (organismo que depende del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes) y que estará disponible en su web antes de que acabe el 2014. Se midieron las vivencias del espectador tras su paso por esta institución y por otras 11. El aprendizaje, el disfrute, la inmersión, la felicidad, la sensación de control del espacio y de pérdida de la noción del tiempo son algunos de los parámetros mejor valorados en este museo.


No hay comentarios: