miércoles, 10 de septiembre de 2014

Entrevista a la ilustradora Marta Chicote: "No me fijo en los niños"


Marta Chicote
Conocía a Marta desde hace años de forma virtual gracias a su blog y las redes sociales. Quienes de este modo hemos seguido su trabajo, sabemos ya de sobra que es una persona coherente con lo que hace y comprometida con lo que cree. Nos fuimos a Madrid para conocerla en persona y charlar con ella en el Café del Espejo en el Paseo de la Castellana, y en esta entrevista he confirmado mis sospechas, Marta es dulce en sus pinceladas y firme en sus principios. Es sin duda esa sinceridad, la que da fuerza a todo lo que hace y la que da valor al trabajo de esta ilustradora. 
¿Cuál es el primer tebeo, cómic, cuento, álbum ilustrado que recuerdes que cayera en tus manos?
Siempre he tenido cuentos pero que yo recuerde… había uno, siendo yo enana, que no sabia ni leer, de estos de cartón para peques que era “Los diez gatitos”, con unos dibujos de estos de los años 70 así muy cursilones. La portada estaba troquelada, se veían todos los gatos y conforme ibas pasando las paginas iban desapareciendo uno a uno, menos mal que al final se reencontraban todos. Ese libro me gustaba mucho pero me daba al mismo tiempo mucha angustia por los gatitos.
Luego he tenido de todo, me gustaba mucho el Botones Sacarino, leía a Mafalda, aunque la mayoría de los chistes no los entendía porque eran de política, pero los dibujos me encantaban y luego con el tiempo me han influenciado mucho yo creo.
Comenzaste como Diseñadora Gráfica pero fuiste especializándote en Ilustración. ¿Cómo se produjo ese cambio?
Estudié Bellas Artes en la especialidad de Diseño y enseguida empecé a trabajar de diseñadora gráfica, primero en un estudio pequeño y luego en una agencia más grande como creativa hasta que “aproveché” un despido. Llevaba un tiempo en el que dejó de gustarme ese trabajo que hacia, la creatividad y todo ese rollo. Llegó un punto en el que creo que odiaba todo ese mundo así que, como te decía antes,  aproveché ese despido y me dediqué a dibujar, a lo que verdaderamente me gustaba, y lo conseguí.
Marta Chicote
Una vez dijiste que hacías ilustración infantil pero para adultos.
Sí (risas). No me fijo en los niños, busco que me guste a mi o a los adultos, a los padres. Creo que muchas veces te obsesionas con que le guste a los niños y al final a los niños les gusta cualquier cosa, algo que crees que es horroroso les acaba gustando como Dora la Exploradora (risas) y no sé, al final cuando dibujo intento que le guste a la gente que aprecia el trabajo que hay detrás. Aunque va por rachas. Pero aunque piense en los adultos, mi temática o mi estilo es infantil, de hecho creo que soy un poco infantil (risas). Hasta cuando hago cosas eróticas les doy ese toque en cierta manera.
¿Es imprescindible tener gato para ser ilustradora?
Para mi es imprescindible tener gato para todo (risas). Lo mío es una enfermedad, tengo ocho gatos, soy casa de acogida, colaboro con asociaciones… soy la rara de la familia, hago dibujos y tengo la casa llena de animales. Soy capaz de meterme debajo de un coche para sacar a un gato, incluso una vez saqué uno de una tumba, cosas que pasan (risas). Mis dos aficiones siempre han sido los animales y dibujar, yo iba para veterinaria pero las ciencias se me daban mal.


No hay comentarios: