lunes, 15 de septiembre de 2014

Gran respuesta de Gustavo Roldán ante un encargo gratis por parte de una editorial.


Una pequeña polémica(no tan pequeña):

Hace algunos días me convocaron de la magnífica editorial Gustavo Gili, para participar en un libro sobre la ilustración en Barcelona y el auge que está viviendo esta disciplina por aquí. Cincuenta ilustradores elegidos.

La propuesta es maravillosa: un buen libro, seis paginas con dibujos de uno y de los otros, biografías, etc, etc,etc...

Todo muy lindo, pero, nada a cambio. 

Nada de nada, ellos dando por sentado que con la difusión que nos hacen es suficiente pago. 

Y que nosotros seremos felices con eso.
En la propuesta, ni si quiera se menciona que te enviarán un libro a casa.
No estoy para nada en contra de estas iniciativas, siempre y cuando se ofrezca
algo a cambio, en el caso de las editoriales grandes.
Lo acepto muy contento cuando se trata de editoriales pequeñas que luchan por sobrevivir y nosotros podemos dar una mano.
En este caso, prefiero decir NO a participar en este libro, porque creo que, sencillamente, no es justo que para poder hacerlo cobren los de la imprenta, los papeleros, el o los diseñadores, la coordinadora del proyecto...
NO: es una linda palabra. No me gusta que que otros hagan dinero con el trabajo gratuito de otros.
AQUÍ ABAJO VA MI RESPUESTA, POR SI A ALGUIEN LE INTERESA:
"Entiendo perfectamente el carácter del libro que querés hacer, lo que no quita que exponga mi punto de vista.

El gremio de la ilustración está en auge, es cierto, pero no deja de ser un gremio tremendamente vapuleado, mal pagado y maltratado.

Lo que nosotros hacemos produce dinero a las editoriales, de eso no cabe duda, si no, ¿porqué tanto interés en hacer libros ilustrados o sobre ilustración? Son tiempos duros para los editores, también, claro está. 

Es curioso que se produzcan miles de libros de este tipo en todo el mundo, donde todos cobran, menos los ilustradores.

Y no me parece bien que los ilustradores acepten así nomás, porque piensan que esto es difusión. 

El gran ejemplo es Taschen: hace libros de arte, diseño, arquitectura e ilustración. Los de arquitectura y pintura, no tiene más remedio que pagar los cachés de los bancos de imágenes de los museos y fundaciones. Los de diseño, no tengo idea, pero los de ilustración, son gratis o no vas en el libro. Aceptas o te jodes.

Lo dicho. Un gremio que acepta hacer las cosas así, se hunde a sí mismo, y se devalúa. Llevo casi treinta años en el oficio, metí muchas veces la pata y acerté otro montón de veces, siguiendo mi instinto y mi criterio.

Resumiendo y perdonando la lata: No me interesa trabajar, ni aportar mi esfuerzo hecho antes, gratis, para otros que recibirán algún beneficio por el trabajo ajeno.
Mi difusión, pequeña o grande, la hacen mi propio trabajo y mis libros.

Te agradezco tu oferta, que me hayas tenido en cuenta, pero prefiero no hacerlo para sentirme bien conmigo, nomás.

Si en algún momento te interesa conversar el asunto, los porqué de todo esto, estoy dispuesto.

Un saludo.

G."


No hay comentarios: