jueves, 4 de septiembre de 2014

QUÉ HACER CUANDO UN CLIENTE NO PAGA: LAS 10 REGLAS DE ORO.


1) Investiga con quién haces negocios
Antes de postular a un encargo, estudia a tu cliente. Si tiene buenas referencias, todo bien. Si en cambio descubres historias de terror, al menos te evitaste un dolor de cabeza.
2) No empieces a trabajar sin que primero exista un contrato escrito, incluso si tu cliente es un amigo.
3) Asegúrate de cubrir todos los flancos.
Esperar lo peor puede ser una ventaja. Si el cliente resulta ser trucho, el contrato será tu única tabla de salvación. Una estrategia es distribuir hitos de pago que cubran toda la extensión del proyecto (anticipo, medio camino, etc). Sé tajante sobre lo que esperas y cuándo.
Otro potencial salvavidas es agregar un pago extra por retraso (late fee). Si tu cliente siente que deberá desembolsar más por tardanza, tendrá un acicate para pagar a tiempo.
4) No temas negociar condiciones
El contrato debe delinear claramente tus expectativas y requerimientos, pero a veces tendrás que ser flexible. Quizás tu cliente paga a 90 días, y tú deseas que sea en 30. En tal caso, ambos podrían acordar un punto medio de 60 días.
5) Asegúrate de hacer amistad con alguien en el depto. de finanzas
6) Detén labores
¿Qué pasa cuando no pagas la cuenta de electricidad? Te cortan el suministro, verdad? En ciertos casos el cliente puede estar complicado y es bueno ser empático, pero sin ceder: dile que no has dejado de trabajar, pero no enviarás avances ni resultados hasta recibir el pago pendiente.
7) Procura que tus facturas demuestren que hablas de negocios
Sara Horowitz recomienda: “haz que las facturas lleguen al cliente por todos lados: correo tradicional, email, mensaje telefónico. Si este es tu primer round, que sepan lo que les espera al segundo.” Deja en claro que cuando se trata de dinero hablas en serio.
8) No olvides rastrear pagos
Si la factura enviada no tiene respuesta, no dudes en enviar un mail. Mantente amigable, pero firme. Si aun así nada sucede, no temas cambiar el tono. Ahora bien, sin importar tu frustración, es importante conservar un tono profesional, dirigido puntualmente a hallar solución para el problema.
9) No te rindas, haz algo
Nunca es grato sumar a terceros, pero si no te han pagado, es la mejor opción: contacta a un abogado para que envíe carta de intimación a tu cliente. Incluso puedes proponer un pago con descuento, dejando claro que será "por única vez", "excepcional" y teniendo cuidado de formalizar esta condición por escrito.
10) Resuelve tu problema en tribunales civiles, pero toma la precaución de averiguar si podrías perder más de lo que te deben.











No hay comentarios: