viernes, 5 de diciembre de 2014

Quiero ser ilustrador. Interesante artículo para los que comienzan en esta profesión.


Para escribir este artículo vamos a partir de la base de que todos os habéis formado ya a nivel técnico y creativo, que sabéis en qué consiste ser ilustrador profesional y que estáis intentando conseguir encargos y clientes de un sector en concreto que trabaje con ilustración (publicidad, editorial, producto, moda, etc). Sino es así, ya sabéis cuáles son los primeros pasos que tenéis que dar:


1. Saber en qué consiste exactamente ser ilustrador profesional.
2. Formaros en todos los ámbitos necesarios para poder llevar este trabajo a cabo: comunicación visual, técnicas de dibujo y pintura, programas de ordenador, etc…
3. Volver a leer este artículo.


Y ahora sí, manos a la obra: Vamos a daros unos primeros consejos para que podáis poneros en marcha y decidir hacia dónde dirigir vuestro esfuerzo. Y para ello nos vamos a basar en un artículo llamado “Advice for Graduates” escrito por Neil Swaab, ilustrador y director de arte americano. ¡Esperamos que la lista de consejos que recopilamos aquí os sea de mucha utilidad!

Cuál es la primera cuestión a la que nos enfrentamos siempre: QUIERO SER ILUSTRADOR PROFESIONAL, ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

1. HAY QUE PENSAR:
Tienes que pararte a pensar. Parece una tontería, pero te aseguramos que te va a ahorrar mucho tiempo y mucho trabajo en balde en el futuro a corto y medio plazo. Al principio se juntan varios factores que suelen provocar que nos dispersemos y no tomemos decisiones muy acertadas. Por ejemplo:

Necesitamos tener ilustraciones para meter en el portafolio. Nos sentamos delante de un papel en blanco y hacemos lo primero que se nos ocurre. ¿Por qué hacemos eso si sabemos que hay mil mercados diferentes y que cada uno tiene necesidades muy diferentes? Tendremos que pensar primero para qué se usaría la ilustración que queremos hacer antes de ponernos a dibujar, ¿no?

Otro ejemplo: Nos tenemos que hacer un portafolio, y nos lo hacemos impreso. Nos pasamos mil años componiéndolo y peleándonos con InDesign, nos gastamos un dineral en imprimirlo y encuadernarlo, etc. ¿Por qué, si lo más sencillo y barato es hacerlo on-line y mandar mails y publicarlo en las redes sociales para que lo vea todo el mundo? Obviamente llegará un momento en el que lo necesitaremos impreso, pero no al principio.

Estos son solo dos ejemplos de decisiones que tomamos que no suelen estar demasiado pensadas. Por tanto, es importante que te tomes un rato y que tengas en cuenta las siguientes cuestiones antes de hacer nada. Ese es nuestro primer consejo:

-¿A qué mercado me quiero dedicar? Publicidad, editorial, álbum ilustrado, libro de texto, producto, videojuegos, animación…
-¿Cuánto tiempo tengo para poder dedicarme a crear ilustraciones y montar mi portafolio?
-¿Cuánto dinero puedo invertir en promocionarme y darme a conocer? ¿Necesito otro trabajo para compaginarlo o recibo ayuda de familia, pareja, etc?
-¿Necesito formarme en algún aspecto de la profesión en el que falle o me falten conocimientos?
-¿Dónde quiero (o debo) estar de aquí a un año, y a dos, y a cinco?
-¿Quiero trabajar a nivel nacional o internacional?
…..

Éstas son solo algunas de las cuestiones que nos debemos plantear antes de mover un lápiz o el ordenador. Hazte tu propia lista de cuestiones y define qué quieres, que necesitas y qué debes hacer. Al ir descartando o concretando las diferentes cuestiones, te estarás creando un mapa mental de los pasos que debes dar y en qué orden.





No hay comentarios: