sábado, 2 de mayo de 2015

Presupuestar libro de texto

Bueno, hoy toca hablar de PRECIOS y PRESUPUESTOS para encargos de LIBRO DE TEXTO así que este post puede ser un poco extenso.

Lo primero que hay que tener claro es que si alguna editorial quiere contratar nuestros servicios como ilustradores no es por hacernos un favor, es porque piensa que nuestro trabajo va a ayudarles a vender más libros. Es decir: NUESTRO TRABAJO AÑADE VALOR A LA OBRA. Si no lo creyeran así, no nos llamarían a nosotros o directamente no contratarían ilustración.

Otro punto a tener en cuenta es que somos PROFESIONALES ESPECIALIZADOS, porque nuestro trabajo es único. Ninguna otra persona, aún siendo ilustrador/a, va a poder hacer el trabajo como lo hacemos nosotros. NUESTRA OBRA ES ÚNICA y por tanto debemos cobrar en relación a esto.
Teniendo claros estos dos puntos hay que añadir que el SER PRINCIPIANTE no implica tener que cobrar menos. El “precio” que paga el principiante es EL TIEMPO, ya que su inexperiencia le hará tardar más en realizar los encargos o cometer más errores y tener más correcciones. Por lo tanto, a efectos prácticos, esto le implica que en la relación tiempo/dinero sea donde pague esa inexperiencia que con el tiempo se corrige y normaliza.

Es por esto que, precisamente, los PRECIOS de las ilustraciones se ajustan más por el ESPACIO que ocupan las mismas que por el tiempo que un dibujante puede tardar en hacerlas, aunque siempre hay que tener en cuenta el grado de COMPLEJIDAD de las ilustraciones, como agravante.
A la hora de realizar nuestra actividad profesional hay que tener en cuenta los GASTOS MÍNIMOS que tenemos como EMPRESA UNIPERSONAL: luz, gastos de material, gastos de autónomos, alquiler del local (aunque solo sea una parte de nuestra casa, también es un gasto), desgaste de equipo, tiempo de secretaría (mails, mantenimiento web...), etc... Es decir, ponernos a trabajar nos cuesta dinero así que hay que cobrar lo justo para, al menos, cubrir ese gasto y sacar una ganacia.
Al igual que hay un gasto mínimo económico a la hora de ponernos a trabajar, también hay un ESFUERZO INTELECTUAL para pensar las ilustraciones, que se mide en tiempo y que hay que sumar al tiempo de ejecución de la ilustración.

Llegados a este punto, seguro que estás pensando: "¡Qué pesao! ¿Hay que medirlo todo tanto?" Jejeje. No, no es cuestión de medirlo, es cuestión de SER CONSCIENTES de lo que hacemos con NUESTROS "DIBUJITOS" para una empresa que solicita nuestros servicios. Esos “dibujitos” son NUESTRO TRABAJO y requieren más esfuerzo del que a priori pudiera parecer y del que no nos damos cuenta porque no estamos acostumbrados a pensar en ello.




No hay comentarios: