miércoles, 30 de abril de 2014

Viñetas para ayudar al desarrollo



A premisa de Más y Mejor Ayuda (MyMA) un proyecto de Oxfam para dar a conocer al público su trabajo y animar a seguir apoyando la ayuda al desarrollo, una política especialmente 'recortada', hasta un 70%. «Los números son públicos», explica la portavoz de Oxfam María Cimadevilla, «por eso pensamos en usar otro lenguaje, el del arte, y dentro de él, el cómic, por su potencia narrativa». Propusieron a siete autores otros tantos países. Ayer visitaron la Feria Paco Roca, cuyo destino fue Mauritania, y Álvaro Ortiz, que viajó a Marruecos.
«Ha sido una oportunidad como ciudadano y como autor», reconoce Roca. «Como ciudadano porque ves recortado aquí un dinero que puede parecer poco, pero allí es la diferencia entre morir de hambre o subsistir. Allí el dinero sirve para una bomba de agua, que es el comienzo de una cadena que permite un huerto, la alimentación, el comercio. Y como autor de cómics porque era una vía para demostrar que es un medio eficaz para contar cosas serias», decía el autor de 'Arrugas'.
Álvaro Ortiz, más joven, se ha visto enfrentado a un camino que aún «no había tenido ocasión de tocar, porque hasta ahora he sido un autor dedicado a la ficción escapista. Por primera vez he tenido la responsabilidad de saber que lo que debía contar es necesario y que había que contarlo bien». El creador de 'Cenizas' viajó a una zona de cultivo de fresas en Marruecos para reflejar las condiciones de trabajo de las mujeres y el desconocimiento de sus derechos. Paco, que ha vuelto hace un mes de Mauritania, aún no tiene claro su guion. «He visto varios proyectos, todos protagonizados por mujeres porque los hombres son nómadas. Ellas tienen la responsabilidad de sacar adelante a sus familias, de cultivar o pescar. Es un país que posee riquezas, minas de hierro y oro, caladeros importantes, pero la tasa de analfabetismo está en torno al 45%. Los proyectos intentan ayudar a las mujeres a aprovechar los excedentes. Es complicado saber que se ponen parches humanitarios y no pueden ser infinitos, que el país debe aspirar a ser autosuficiente. La educación es el camino a una democracia que acabe con al corrupción». Acaba de publicar 'Los surcos del azar', una monumental novela gráfica histórica, y ahora se meterá en la piel del observador internacional, del reportero con su lápiz. «He hecho fotos y dibujaba mucho. Pero es curioso, en sitios donde no llega el agua ni la luz, hay móviles. Los dibujos, en cambio, les llamaban la atención. Estaba en un poblado, dibujaba a alguien y me lo pedían. Me sabía mal negárselo así que dejado muchos allí», explicaba el dibujante que 'se viste por los pies'. Roca espera encontrar «el camino más eficaz, más sincero para contarlo». Pronto los cómics estarán en la web de Oxfam y al final de año, en un volumen de papel.


No hay comentarios: