lunes, 18 de agosto de 2014

En presente precario . Antonio Hitos se adentra en 'Inercia', su primer álbum, en la desesperanza de su generación



Antonio Hitos (Huelva, 1985) es el único dibujante que desfilará por esta serie que vive con sus padres. Hitos ha puesto el pie derecho entre los autores de cómic profesionales —ganó el concurso de la FNAC-Salamandra Graphic que le reportó 10.000 euros y la publicación de su ópera prima— pero conserva el izquierdo entre jóvenes como los que retrata en Inercia, veinteañeros preparados para comerse el mundo que han llegado a la fiesta cuando se racanean las migajas.
Todos los amigos de Antonio Hitos son licenciados. Todos están en paro. O con trabajos precarios y salarios exangües que no bastan para vivir (pagar alquiler, comer, tener algo de ocio, incluso consumir con el patriótico fin de reactivar la economía y demás). Antes de ser un autor con una oportunidad, el propio Antonio vendió videojuegos en Sevilla y zapatos deportivos en Brighton (Reino Unido), donde tenía un contrato cero, esa modalidad que llena de misterio la jornada laboral (el empleado nunca sabe cuántas horas trabajará al día siguiente ni, por tanto, cuánto tiempo será propio y cuánto de la empresa ni, en consecuencia, cuánto dinero cobrará). Un mes ganaba mil libras y al otro, 400.
Brighton empeoró las condiciones de Sevilla, donde se licenció en Comunicación Audiovisual y encontró un trabajo a tiempo parcial. En Brighton ocurrió lo que a veces ocurre en los purgatorios: Antonio Hitos salió huyendo. Pasado un año decidió que era la hora de regresar a Huelva, a casa de sus padres, para concederse a sí mismo la oportunidad de sacar adelante un cómic con sus historias, un sueño que le rondó desde siempre, alentado además por algunos dibujantes comoJosé Luis Ágreda o Max. “Me volví en 2012. Me lo tomé como un trabajo. Cada día me sentaba con la idea de no estar dejando nada atrás, lo que había tenido era un trabajo de mierda, con un sueldo de mierda, y quería quedarme tranquilo y no tener la espina de no haberlo intentado”.


No hay comentarios: