jueves, 18 de septiembre de 2014

Anuska Allepuz y “Tres mujeres”: “Es un texto tan complejo, potente y sonoro que, no podía ir acompañado de ilustraciones barrocas, debían ser, en mi opinión, lo más sencillas posibles”


La ilustradora Anuska Allepuz ilustra “Tres mujeres”, un emocionante poema de Sylvia Plath a tres voces, que tiene como tema central la maternidad. Cada voz representa una forma de vivirla: la mujer que centra su realización en ser madre, la que sufre por no poder serlo y la que lo es a su pesar. Nórdica Libros edita esta maravilla, de la que hemos querido hablar con una de nuestras ilustradoras favoritas.
“Este proyecto nació de la pasión por Sylvia Plath de la traductora del texto, María Ramos, quien se puso en contacto con Diego Moreno, editor de Nórdica libros. María Ramos había estado traduciendo ‘Tres mujeres’ como proyecto personal. No fue hasta el 2013, cuando se cumplió el 50 aniversario de la muerte de Sylvia Plath, que decidió buscar editor para llevar adelante la publicación de esta obra tan difícil como hermosa. Gracias a Diego Moreno, tuve la oportunidad de acompañar las palabras de Sylvia Plath con mis imágenes”.
“La primera vez que leí ‘Tres mujeres’, me conmovió, y si bien cuando Diego me ofreció el trabajo me entusiasmé, al plantearme comenzar a ilustrarlo, mi entusiasmo se convirtió en pánico. Cómo crear imágenes a partir de un texto que es capaz de nombrar y describir los sentimientos más íntimos. Sentimientos contradictorios guiaron el curso de mi trabajo: amor-odio, alegría-tristeza, alivio-angustia,… Los poemas de Sylvia Plath, hermosos y terroríficos, no sabía por dónde empezar a dibujar. Sinceramente, me atormentaba la idea de ilustrarlo. Se convirtió casi en una obsesión, me documenté y leí todo lo que encontré acerca de Sylvia Plath, era como si necesitara su aprobación, además, ¡sabiendo que quiso un día ser estudiante de arte!”
‘Tres mujeres’ es un texto tan complejo, potente y sonoro que, no podía ir acompañado de ilustraciones barrocas, debían ser, en mi opinión, lo más sencillas posibles. Mi preocupación era que las imágenes pudieran disminuir de alguna manera el compromiso emocional entre el poema y el lector, por lo que representé a las mujeres con tan sólo siluetas, insinuando un rostro, y a través de los colores y elementos a los que alude cada una de las voces, traté de identificarlas. Quise representar las emociones y sentimientos a través del lenguaje corporal de las figuras, los tonos y las composiciones de las imágenes. La naturaleza está constantemente presente en ‘Tres mujeres’: la luna, los animales, las plantas, las estrellas, … A la hora de crear los escenarios para cada una de las voces, estos elementos debían estar presentes y relacionados entre sí”.

No hay comentarios: