jueves, 9 de octubre de 2014

“El cachondeo es la vaselina de todo y con humor puedes contar cualquier cosa”


El dibujante aragonés de cómics Carlos Azagra acaba de publicar uno de sus últimos trabajos, El último aragonés vivo, que presentó recientemente en TebeoRuel, la feria del cómic que acogió Teruel días atrás.

El dibujante aragonés de cómics Carlos Azagra acaba de publicar uno de sus últimos trabajos, El último aragonés vivo, que presentó recientemente en TebeoRuel, la feria del cómic que acogió Teruel días atrás.

- Acaba de aparecer su trabajo más reciente, El último aragonés vivo. ¿Cómo surgió este proyecto?
- Surgió a propuesta de GP Ediciones, de Daniel Viñuales, con su guionista David Terrer, me pareció buena idea y lo hicimos. Mi mujer Encarna Revuelta es la que lo ha coloreado porque es la que da color a mi vida. Nos lo hemos pasado muy bien.

- ¿De qué trata?
- Habla un poco del espíritu de resistencia contra el invasor, lo de siempre, en este caso representado por unas tropas francesas que quieren dañar Zaragoza. En sí es la historia eterna del hombre que se queda solo en una ciudad, El último hombre vivo de Charlton Heston, y da mucho juego porque es un virus que solamente afecta a la población de Aragón, que se ha quedado sin nadie y solo queda él.

- ¿Tendrá secuela?
-Si todo va bien a lo mejor hay segunda parte, la cosa es que vaya bien.

- Todo con humor, ¿no?
-Sobre todo el cachondeo que no falte, porque es la vaselina de todo, con humor puedes contar cualquier cosa, y nos apetecía contar cosas divertidas lejos de las cosas serias. Sale Palafox, Agustina de Aragón y gente diversa. Lo que más me gusta es la cosa socarrona, de reírse de uno mismo, que eso es muy aragonés.Hay una serie de cosas que hay que leer entre líneas y están representadas .

- ¿Cómo se ve el cómic aragonés desde fuera?
- Bien, por ejemplo en Barcelona, que es donde vivo, hay mucha gente aragonesa. No sé por qué toda la gente se tiene que ir a la emigración a ganarse las castañas, pero tengo mucho contacto con Zaragoza.

- ¿Es complicado vivir del cómic?
- Ahora mismo sí porque es muy difícil. De hecho ahora todas las empresas van fatal, no se lee, los periódicos tampoco, pagan fatal, hay mucho becario y en el momento que dices algo a la calle, o coges esto o no, nada. Es casi un milagro poder vivir de dibujar cómics. Pero ahora es también cambiar el chip. Antes había más revistas y ahora prácticamente solo el Jueves, tal vez el camino es la autogestión, venderlo en ferias, en sarados, romper mercados.

Seguir leyendo en el DiariodeTeruel





No hay comentarios: