lunes, 17 de noviembre de 2014

Entrevista a Isidro Ferrer

Normalmente, cuando comienzo una entrevista siempre pregunto por los inicios del ilustrador. Pero en tu caso, se que los tuyos fueron en otro sector: ¿eras o eres actor?

Era, era.

Entonces, el tema del dibujo y la imagen; ¿era parte de tí desde el principio, o fue algo que apareció en algún momento más adelante?

Digamos que ya venía como "marca de la casa", pero no de forma manifiesta, sino de una forma más soterrada. Yo he dibujado desde siempre de una forma innata, y siempre he sentido una inclinación desde pequeño hacia todo lo que tenía que ver con lo gráfico. Y a pesar de que me costó bastantes años reconducirme, o incluso decidir cuál iba a ser mi territorio de actuación profesional, mientras estudiaba o hacía otro tipo de actividades siempre mantenía el dibujo como una parte esencial en la construcción de mi personalidad.

¿En qué momento te diste cuenta de que podía ser una opción profesional? Diseño, ilustración...

Viene de una manera muy azarosa. Inicialmente es por pura necesidad, y también por una desilusión y un desamor con el territorio en el que estaba moviéndome profesionalmente, que era el entorno del teatro. Y es por un lado esa desilusión del hecho teatral, y por otro lado la obligación de "ser rentable". Entonces busco lo más próximo para poder sustentarme durante un tiempo, no definitivamente pero sí durante un tiempo, y busco y encuentro la posibilidad de trabajar en un entorno cercano a la ilustración. Pero que estaba más próximo al diseño gráfico que a la ilustración, o que compaginaba ambas cosas: trabajar de diagramador y maquetador en un periódico de Zaragoza. Lo que ahora mismo se llama infografista, pero que entonces no se llamaba infografía, se llamaba "dibujante de prensa".

Que al final es resolver una serie de conceptos de manera gráfica, ¿no?

Sí. Yo eso lo compaginaba con la maquetación del periódico. Yo estaba en un equipo de cuatro personas que diagramábamos diariamente el Heraldo de Aragón, y a veces iba surgiendo de forma diaria la necesidad de ilustrar algunos artículos concretos, y eso lo resolvía yo.

¿Te consideras más "comunicador" en general que diseñador o ilustrador?

No tengo ni idea. No sé lo que me considero, ya he perdido el norte, porque yo creo que cualquier definición es hermética, es excesivamente cerrada. Es limitada. Y yo no sé muy bien dónde me sitúo profesionalmente, si en el terreno de la ilustración, del diseño... Porque no hago variaciones o diferencias a la hora de realizar y ejecutar, sino que afronto cada uno de los proyectos desde una óptica global que no discrimina ninguno de los modos de actuación, sino que participa activamente de ambos registros. Yo ahora mismo tengo ya una manera de trabajar dentro de la comunicación en la que el diseño, el concepto y la ilustración van de la mano.

O sea, que para tí es un todo. Esta pregunta viene un poco por esa diferencia que se está marcando tanto ahora mismo en la educación. Muchos diseñadores son muy poco ilustradores, y muchos ilustradores son muy poco diseñadores. Y realmente tiene mucho más sentido lo que tú dices, afrontarlo como un todo y que la tipografía y la composición ayuden a una ilustración y no vaya una cosa detrás de la otra.

Yo entiendo que es también una necesidad de ordenamiento del territorio académico, y desde esa estructura pedagógica se establecen las diferencias. Pero también es cierto que son profesiones distintas y que no es obligatorio ni necesario que el ilustrador sepa diseñar, ni que el diseñador sepa ilustrar. Sería interesante que ambos, que pertenecen al entorno de lo gráfico, de la cultura gráfica, pudiesen trabajar con herramientas que fuesen permeables, contaminantes. Que incidiesen un poco en esa mezcla de lenguajes que abriese un poco las puertas de actuación y que fuese expansiva.


Seguir leyendo en Ilustrando Dudas


No hay comentarios: