miércoles, 29 de abril de 2015

Entrevista con el ilustrador Wolf Erlbruch


Extracto de la entrevista que Wolf Erlbruch concedió a Gustavo Puerta Leisse para la revista Educación y Biblioteca (nº 162, 2007).

¿Por qué hablarles a los niños de asuntos filosóficos?

La filosofía es una técnica para comprender (quizás) qué estamos haciendo aquí, qué somos, qué posibilidades tenemos. La influencia de la filosofía en la sociedad no ha llegado muy lejos. Algunos filósofos han sido muy famosos y han escrito libros famosos, pero sus ideas no se han extendido a la sociedad en general. La filosofía no tiene mayor alcance porque la mayoría de la gente no conoce el pensamiento filosófico. Claro que existe una filosofía popular pero, obviamente, esta es mucho más simple. 
Yo no sé cuál es la verdad. Pero sí sé que hay que pensar, buscar, tratar de que las cosas te hablen. No solo los seres vivos, sino que todo te hable. Y así, acumulas muchas informaciones. Vas uniendo cabos. Y disponiendo de este saber quizás el mundo sea un poco más rico para ti.

Comparto su visión. ¿Pero la pueden compartir los niños? 

La literatura infantil en general considera a los niños infantiles, con un nivel más bien bajo y trata asuntos estúpidos. Mis libros te pueden confrontar con asuntos que normalmente no están en los libros para niños. Yo los ideo de forma que también puedan motivar a los padres. Me interesa propiciar un diálogo entre hijos y padres; con preguntas, como es normal. Pero no es fácil. Hay muchos prejuicios, hay mucha basura. Aún así, creo en el diálogo. Creo que el diálogo entre padres e hijos es bueno para ambos. Por un lado, los padres se dan cuenta de que, a menudo, los pensamientos de los niños son muy profundos, extraídos de sus experiencias del mundo. Por otro, los adultos han
vivido más tiempo y pueden darle una explicación más satisfactoria a algunas cosas gracias a su experiencia.


Seguir leyendo en Librosdelzorrorojo



No hay comentarios: