lunes, 30 de mayo de 2016

Entrevista a Marta Altés, ilustradora


Marta Altés es de Barcelona, pero ya lleva unos años viviendo en Reino Unido, donde se fue a la aventura para estudiar un Master de Ilustración. Una decisión valiente que supuso el inicio de su carrera como ilustradora. Ahora Marta ya cuenta con varios libros publicados que han sido traducidos a diferentes idiomas, con mucho éxito entre lectores de todas las edades. Nos encontramos con ella en la cafetería de un centro cultural de su barrio londinense; sonriente, cercana y apasionada de su trabajo, nos habló sobre sus inicios, su proceso creativo y sus influencias.
TINA – Empezaste a trabajar como diseñadora gráfica después de haber estudiado en la Escuela Eina en Barcelona. ¿Cómo fueron tus comienzos y cuándo decidiste dedicarte a la ilustración a tiempo completo?
MARTA – Cuando terminé diseño gráfico empecé a trabajar en Cha Chá, una empresa que hace básicamente merchandising y donde aprendí un montón, pero ya entonces tenía el gusanillo de la ilustración y había hecho un curso de ilustración creativa en Eina.
Mi último año como diseñadora gráfica trabajé a media jornada y por las tardes me iba a casa y me dedicaba a la ilustración. Y al final, por una cosa o por otra, me sentía atascada y decidí lanzarme e investigar otros caminos. Todas mis amistades habían salido fuera por trabajo o se habían ido de Erasmus…Mientras que yo había terminado la carrera y directa a trabajar. Y tenía muchas ganas de tener esa experiencia fuera. Así que puse en Google “Ilustración infantil Inglaterra”, porque pensé que era una manera de matar dos pájaros de un tiro, y me salió el Master de Camdridge. Pedí un crédito, me lo dieron [risa nerviosa] y me vine aquí a la aventura. No lo he pasado tan mal en mi vida, al principio no hablaba inglés, bueno, nivel de la ESO. Vine con una noche reservada en un Bed and Breakfast, literal. Cuando solicité una plaza me dijeron que podía hacer el curso, pero que necesitaba mejorar mi inglés. Pasé agosto estudiando por mi cuenta porque en septiembre me tenía que examinar en la universidad de Cambridge, el test que hacen para estudiantes extranjeros. Salí del examen llorando, llamando a mi padres porque me parecía que había sido un desastre…Pero para mi sorpresa aprobé el examen. Y me lo dijeron dos semanas antes de que el curso empezase, así que tuve que preparar mi mudanza en un tiempo record. Y allí estaba yo, en Cambridge con mi maletón y una mochilita, creo que en dos meses estuve viviendo en seis sitios distintos. Fue muy difícil, pero valió la pena y allí conocí a mucha gente increíble cuya pasión también es la ilustración.

No hay comentarios: