martes, 13 de septiembre de 2016

13 de septiembre: ¡Feliz cumpleaños, Roald Dahl!


Roald Dahl dijo alguna vez: «Estoy convencido de que la mayoría de los adultos han olvidado por completo cómo se siente ser un niño de entre cinco y diez años. Yo puedo recordar exactamente cómo era. Estoy seguro de ello». Hoy, día 13 de septiembre, el autor cumpliría 100 años y seguramente aún podría recordar lo que sentía cuando era niño.

A veces yo también creo que puedo recordar lo que sentía y pensaba a esa edad, y es justamente eso lo que me da la certeza de que Roald Dahl tenía presentes esas sensaciones que atraviesan la infancia. Sus personajes son auténticos porque detrás de ellos podemos encontrar innumerables emociones: ellos sienten, tienen tristezas o soledades, buscan ser amigos de alguien o ser queridos por quienes los rodean, a veces pueden creer que sus abuelas son repugnantes y malvadas (La maravillosa medicina de Jorge, 1981) o las aman porque son la única familia que tienen (Las brujas, 1983). Pero todos tienen cualidades que los hacen absolutamente reales.

Roald Dahl era hijo de padres noruegos, pero vivió su infancia en un pueblito de Gales. Su padre se había mudado al lugar con su socio, buscando un lugar para prosperar y hacer crecer su negocio. Después de que su primer esposa muriera, dejándolo con dos hijos, había regresado brevemente a Noruega para encontrar a una nueva compañera. Ahí conoció a la madre de Dahl, con quien tuvo cuatro hijas además de él. Su vida en la amplia casa que tenían fue sacudida cuando una de las hijas del matrimonio murió, dejando devastada a la familia y sobre todo a su padre, Harald Dahl, quien dejó vencerse por la muerte unos meses después a causa de una neumonía.




No hay comentarios: