lunes, 5 de septiembre de 2016

Entrevistamos a la autora e ilustradora española Lucía Serrano, creadora de “El baño de Carlota” (Anaya), libro ganador del Premio Fundación Cuatrogatos 2016

Lucía Serrano (Madrid, 1983), una de las figuras más destacadas de la literatura para niños en España, se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente realizó un posgrado de Ilustración Infantil en la Escola Eina de Barcelona. Entre las obras que ha escrito e ilustrado se encuentran Cuando estoy enfadado (Anaya),En blanco (Anaya), El día que olvidé cerrar el grifo (Anaya), ¡Qué niño más lento! (Fondo de Cultura Económica) y Un elefante rosa (Narval). También ha ilustrado textos de otros autores, como Pollo y Erizo (Anaya), Bolsillo (República Kukudrulu), ¿Rinoceronte? ¿Qué rinoceronte? (Leer es vivir) y Redondo (Thule), de Pablo Albo; La familia del ratón Pérez(Edebé), de Carmen Riera, y Así te quiero, mamá (Ediciones SM), de Gabriela Keselman, entre otros.
Entre los libros ganadores del Premio Fundación Cuatrogatos 2016 estuvo su El baño de Carlota, publicado por Anaya. Para conocer más sobre la carrera de Lucía y sobre la creación de esa obra, le hicimos algunas preguntas que ella tuvo la gentileza de contestar:
¿Cómo llegaste a la ilustración de libros para niños?
Cuando mi hermana y yo éramos pequeñas, mis padres nos contaban cuentos antes de ir a dormir. Cada noche nos sentábamos los cuatro en mi cama, y era uno de los mejores momentos del día. Ya entonces tenía la sensación de que aquellos libros eran algo muy importante. Y que la imaginación era un tesoro que nadie me iba a quitar (y esto no es un recurso narrativo: literalmente les dije a mis padres que, por más que creciese, nadie me quitaría La Imaginación). Además me gustaba dibujar. Así que… podría decir que ilustrar y escribir cuentos fue algo que decidí hacer cuando tenía seis años aproximadamente.
De los libros de otros autores que has ilustrado, ¿cuáles recuerdas con especial agrado?
Me encanta ilustrar a Pablo Albo, por ejemplo. Juega con las palabras y consigue que éstas cumplan con su trabajo realmente bien. ¡Además sus historias son geniales! Con él he hecho, entre otros, Pollo y Erizo, editado por Anaya, un libro con el que disfruté muchísimo. Y Redondo, editado por Thule, otro libro en el que jugué de lo lindo. Los cuentos de Pablo funcionan perfectamente para ser contados en voz alta, y esto no es fácil de conseguir. En general disfruto mucho ilustrando a otros autores. A menudo las editoriales me llaman para trabajar en libros donde hay que meter mucho humor, y claro, trabajar en estos textos es una gozada.
Gracias a la Revista Babar por el enlace. :-)

No hay comentarios: