jueves, 11 de enero de 2018

Ilustración e Instagram: Algunas posibilidades profesionales

Cuatro cosas sobre las Redes Sociales (que al final son tres)

Una Red Social es una estructura social formada por personas conectadas entre si y que tienen algo en común, por lo tanto “Red Social” es un concepto antropológico o sociológico, no informático, aunque el auge del concepto surja ligado a internet. Dicho esto podemos ver que todos, absolutamente todos tenemos nuestra propia “Red Social” que está formada por aquellas personas que conocemos físicamente y, ahora también, por aquellas que conocemos de manera virtual o a través de internet.
Facebook (creada en 2003) o Twitter (creada en 2006) son las herramientas en internet más conocidas que permiten a sus usuarios crear una Red Social. Ésta se crea al conectarnos con personas que tienen objetivos comunes a los nuestros: la ilustración; bien sean editoriales, librerías, otros ilustradores, agencias, asociaciones, lectores, profesores, aprendices, seguidores…
Herramientas como Facebook o Twitter han planteado otra forma distinta de comunicarnos, más directa y más horizontal, que rompe la limitación geográfica con la que generalmente se venían articulando las redes sociales anteriores a internet. Por otro lado esa unidireccionalidad habitual en internet en la que visitábamos webs como quien veía la tele, se ha transformado en una multidireccionalidad que mejora el proceso comunicativo ya que permite una interacción hacia ambos lados, hacia quienes seguimos en la red y de ellos hacia nosotros. Podemos seguir al ilustrador o ilustradora que nos apasiona y a la vez este ilustrador o ilustradora puede interactuar con nosotros. Se generan conversaciones que pueden ser muy enriquecedoras de las que todos podemos aprender.

¿Qué hacemos con Instagram?

Instagram (creada en 2010) es una de las redes sociales que ha crecido más en los últimos años y es de las más utilizadas por profesionales del sector de la ilustración para distintas finalidades. El imparable desarrollo de los teléfonos móviles hace que desde hace ya tiempo contemos con una cámara de fotos y de vídeo en nuestro bolsillo siempre disponible para tomar imágenes de nuestro entorno. Este hecho, unido a su facilidad de uso, es lo que ha hecho que Instagram sea tan popular.
Según el “Estudio anual Redes Sociales 2017” publicado por IAB Spain,  Instagram es la quinta red social más presente en la sociedad, detrás de FacebookWhatsappYouTube y Twitter, y es la que más ha crecido en usuarios en los últimos tres años. Es la tercera red en frecuencia de uso y la tercera que más gusta a sus usuarios y de las que más ha aumentado su frecuencia de visita. Es decir, es una red social que va en aumento y que ha crecido mucho en los últimos años.
Instagram nos deja publicar fotografías aisladas o en grupos de hasta 10. En origen en formato cuadrado, simulando las Polaroid, aunque después permitió imágenes algo más horizontales y verticales. Permite publicar vídeos de hasta 1 minuto, etiquetar a otros usuarios, incorporar hashtags, editar los textos publicados… En 2012 la aplicación fue comprada por Facebook, y desde 2016 incorporó la opción de publicar historias efímeras tal y como ya lo hacía Snapchat, y emisiones en directo. Con todo esto Instagram también es una herramienta que nos va a permitir comunicarnos entre nosotros, guardar imágenes que nos pueden ser de ayuda, estar informado del sector de la ilustración o de otros que nos interesen… Hay quizá tantas posibilidades como planteamientos nos hagamos.

Instagram y los ilustradores

Aunque el principal uso de las redes sociales está ligado al ocio y la comunicación, según el citado estudio, un 31% de los usuarios emplean las redes sociales con fines profesionales, y ese es el enfoque que me interesa de esta herramienta para el aprendizaje de la ilustración y para el posterior desarrollo profesional. Son muchos los ilustradores profesionales que tienen una cuenta en Instagram en la que publican distintos tipos de contenido. ¿Qué publican? ¿Para qué lo emplean? Echando un ojo a algunos de los ilustradores a los que sigo encuentro los siguientes contenidos a los que iré poniendo ejemplos más abajo:
  1. Trabajos terminados: libros o productos en los que aparecen sus ilustraciones.
  2. Ilustraciones, carteles o anuncios promocionales de sus trabajos.
  3. Imágenes de eventos que organizan o participan.
  4. WIP (siglas de “work in progress”, o lo que es lo mismo: “trabajo en proceso).
  5. Imágenes cotidianas (viajes, reuniones, amigos…).
1. Trabajos terminados: libros o productos en los que aparecen sus ilustraciones
La mayor parte del contenido que los ilustradores publican en Instagram son sobre sus propios trabajos finalizados. Son muy frecuentes las fotografías muy cuidadas de libros, láminas y demás productos en los que aparecen sus ilustraciones. El objetivo de la publicación de este tipo de contenido es promocionar el propio producto y el propio trabajo del ilustrador.

No hay comentarios: