miércoles, 11 de julio de 2018

Eva Armisén: "Busco la emoción del modo más directo y sin mentiras"


"Estoy organizando una exposición en el Museo Hangaram de Seúl que se inaugurará el 7 de diciembre y estará abierta cuatro meses. Es el proyecto más grande que he hecho y la galerista que lo comisaria está aquí en Los Angeles. Estamos trabajando en la producción y tengo un pequeño estudio donde pinto. También aprovecho para disfrutar de Los Angeles, del Pacífico y de mi familia", dice Eva Armisén(Zaragoza, 1969), que es motivo de actualidad porque el día 4 de julio llegaba a las librerías su libro ‘Evasiones’, en castellano y catalán, con textos de Eva Piquer.
¿Qué fue primero, el texto o los dibujos?
Lo primero fue ‘Catorze’. La revista cultural que creó Eva Piquer y que es una especie de isla o de salvavidas al que yo empecé a acudir cuando necesitaba algo inspirador. Conecté inmediatamente con este espíritu de compartir lo bello, de hacer la cultura accesible y cercana. Sus textos fueron como un imán. Le escribí para darle la enhorabuena y ofrecerme para colaborar...
¿Qué le dijo Eva Piquer?
Me contestó rápido y me invitó a ilustrar sus textos en una sección que aparecería en la revista cada dos semanas. Así nacieron las ‘Evasiones’ y durante dos años publicamos una cada 15 días.
Da la sensación de que Eva Piquer habla un poco de usted, de su propio mundo plástico…
Somos muy diferentes y a la vez conectamos profundamente desde el principio. Creo que sus textos llegaron en el momento en que los necesitaba. Nuestros mundos pueden ser cercanos (nacimos el mismo año, en 1969), en cuanto a la cotidianidad de los temas, pero creo que los enfoques son diferentes y fue eso lo que me atrajo de ilustrarlos. Una cercanía lejana. Es extraño pero es lo que siento con sus textos.
¿Diría que son textos sobre la identidad, sobre las pequeñas cosas de la vida y de los sueños?
No es un libro optimista pero sí tremendamente vital. La vida sigue un rumbo paralelo a las circunstancias que te toca vivir y creo que Eva Piquer lo explica muy bien en estos textos cortos y precisos. La fragilidad está presente de forma constante.
Toca muchos temas: la maternidad, el amor, el desamor, la necesidad de tener un cuarto propio, el viaje. Cosas que le interesan mucho, ¿no?
Sí, las ‘Evasiones’ tienen mucho de diario. Creo que no es un libro para leer seguido, no está pensado así. Son pequeñas escapadas y cada uno puede elegir cuándo y cuál desea leer en cada momento. A mí me gusta pensarlo como si fuera un territorio extenso que no puedes recorrer en un día porque te agotarías y no disfrutarías del paisaje. Ha sido un reto convertir las ‘Evasiones’ en un libro. He querido proponer un recorrido que tenga sorpresas pero que sea transitable y que transmita la emoción de entrar en otra intimidad a veces cercana y a veces en las antípodas de la mía.
Como artista, ¿qué ha querido hacer?
Experimentar. Cuando abría el ‘mail’ de Eva cada dos semanas me preparaba para una sorpresa, un regalo, una dosis de encargo fantástico que, a veces, era más o menos incómodo, sugerente, triste o alegre, pero era una misión que me hacía aparcar todo lo demás y desconectar. Una evasión en toda regla. Meterme en la piel de otro ha sido un placer.

No hay comentarios: