sábado, 2 de noviembre de 2019

Pintar y dibujar cambia la estructura cerebral

Pintar es un reflejo del alma plasmado en un trozo de papel y que nos permite expresar todo lo que probablemente no podamos decir o escribir. Con la pintura es posible darle color a nuestros sentimientos y trazos a nuestros pensamientos; mostrar lo que somos sin la necesidad de decir nada. La pintura es poder dar luz sin electricidad y mostrar la realidad sin necesidad de una fotografía o un video. Es un refugio y un escenario. Pintar abre las mente y la transforma.

Muchos pintores reconocidos, que han realizado obras extraordinarias han sufrido trastornos mentales. Ejemplo de ello son Munch y Van Gogh, dos grandes representantes de las vanguardias artísticas europeas que sufrieron de problemas depresivos y mentales.


Seguir leyendo en Culturacolectiva.com


No hay comentarios: